Tweeter buttonFacebook button
Noticias

Hay quienes intentan encontrar mejores diseños para las gafas pero, por más vueltas que se den, el concepto sigue siendo el mismo. Sin embargo, hay aspectos que se han prestado a la innovación.

El problema de reinventar los anteojos

Las innovaciones como Google Glass atraen mucha atención pero ¿cuán complicado es rediseñar los anteojos tradicionales?

Según el inventor Dominic Hargreaves, aunque las innovaciones para las gafas digitales son fascinantes y “parece haber variedades ilimitadas de anteojos, el arquetipo sigue siendo el mismo: se trata básicamente de dos lentes y un marco”.

¿Un diseño inmejorable? He aquí cinco intentos.

1. Imanes en vez de tornillos

La compañía japonesa Nendo desarrolló unos anteojos que tienen unos imanes en forma de discos en las patas y en las esquinas de los marcos, que los hace más resistentes a las rupturas, según El blog tecnológico Gizmodo.

2. Antiempañantes

Quedarse sin poder ver porque los lentes se empañan es unA de las molestias comunes entre los usuarios de gafas. Pero en 2013 la firma estadounidense Kimberly-Clark obtuvo una patente para una solución.

El sistema involucra una corriente eléctrica que corre por una capa hecha con grafeno para calentar la superficie del vidrio y evitar la condensación.

3. Lentes D

Gafas D

“Gafas D”

Menos celebrados en la actualidad son los anteojos patentados por John Richardson en 1797, los cuales tenían cuatro lentes: dos al frente y dos a los lados que se podían superponer a los frontales para combinar el poder de ambos.

Se les llegó a conocer como “anteojos ferroviarios” pues cuando la gente empezó a viajar en la parte de arriba de los trenes, esos visores laterales los protegían del humo, viento y chispas. Y cuando los lentes eran oscuros, del sol.

4. Marcos de anteojos iluminados

En 1970 el inventor Joachim Tatje presentó una solicitud para una patente para “Gafas iluminadas para trabajar en la oscuridad”.

Las pilas estaban escondidas en el marco.

Variaciones de esta innovación siguen siendo populares entre directores escénicos de teatro o quienes disfrutan leyendo en cama.

Gafas pollos

“Gafas pollos”

 

5. Gafas para pollos

En 1903 fue presentada la primera solicitud de patente para un “protector de ojos para pollos”. A esta le siguió, en los años 30, una para “gafas rosas para pollos”, con lentes teñidos de rosado para distorsionar los colores que veían, pues se pensaba que si no reconocían la sangre en los otros, no se les despertarían las ansias de seguir agrediendo.

 

 

 

Anterior                                                                                                                           Siguiente

Pagar con

Access denied for user ''@'localhost' (using password: NO)